Los jugadores del Deportivo Quito aún aguardan por 4 meses de sueldos atrasados

El nuevo presidente de Deportivo Quito, el empresario Joselito Cobo, aseguró ayer que el dinero para cancelar los sueldos atrasados de la plantilla existe, pero los jugadores, hasta el cierre de esta edición, aún no recibían sus salarios.

“Tenemos el dinero, pero por orden legal tenemos que hacer un rol de pagos. Para eso vamos a una institución financiera para que cada uno de ellos lo tenga”, dijo Cobo, quien ayer visitó por primera vez el complejo de Carcelén y dialogó con los jugadores por cerca de una hora. Señaló que ayer realizarían una gestión para que los jugadores firmen un cheque o se les realice una transferencia bancaria.

La directiva del elenco ‘azulgrana’ deberá cancelar, por lo menos, un mes de salarios -se adeudan 4- para evitar nuevos problemas en la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF). Los jugadores llegaron a la cancha del complejo pasadas las 09:00 y arrancaron con normalidad el entrenamiento. Hablaron con el DTCarlos Sevilla y luego trabajaron con balón a un costado de la cancha.

Cobo llegó pasadas las 10:00, con sus colaboradores y un grupo de seguridad. Entró al campo de juego, saludó con Sevilla, mientras los futbolistas continuaron con sus trabajos, pero sí regresaron a ver al  grupo que acompañó al presidente.

Después ingresó al lugar de concentración del club y los jugadores suspendieron momentáneamente la práctica para dialogar con Cobo.  Solo un par de jugadores que llegaron para probarse se quedaron en la cancha. Mientras se realizaba la reunión, fuera del lugar, se escucharon aplausos esporádicos.

Luego de una hora, los jugadores y la directiva salieron. El semblante de los futbolistas era serio y ninguno dio declaraciones, salvo el capitán Édison Vega, quien señaló que el tema principal que se trató fue realizar un acuerdo de pagos de los salarios atrasados.

La plantilla ‘chulla’ regresó a la cancha, del complejo Ney Mancheno, y continuó su entrenamiento para preparar el partido contra Emelec, este domingo (11:30) en el estadio Olímpico Atahualpa, mientras que Cobo detalló la intención de la directiva para solucionar los problemas financieros.

“Es una gestión a largo plazo, con diálogo y proyección. Un plan de pago es lo que les pido a los acreedores. También pido paciencia, diálogo y comprensión, porque vamos a cumplir con todos. En la vida todo tiene solución”, señaló el nuevo directivo de Deportivo Quito.

El primer paso fue cancelar el dinero por el que el club fue suspendido y no pudo actuar el fin de semana pasado contra Emelec en Guayaquil. “Pedimos a la hinchada hacer un esfuerzo y nos apoyen en el estadio. Sabemos que quieren a Deportivo Quito y queremos tiempo para poder salvarlo”, agregó.

Precisamente un grupo de aficionados del equipo se hizo presente en el complejo para mostrar su respaldo a la plantilla con cánticos y palabras de apoyo.

Cobo señaló que en el club existirá una nueva área contable para registrar ‘cada centavo’ que ingrese al equipo para que la gestión sea transparente.

Por su parte, Vega comentó que en primera instancia había conversado con Cobo. “Transmitió seguridad. Nos pidió trabajar y entrenar día a día para sumar los 3 puntos. Nos manifestó que en estos días tratarán de cumplir con al menos un mes”, argumentó.

“Lo importante es que juguemos el domingo contra Emelec. Ya veremos lo de los sueldos”, dijo el golero Rorys Aragón, uno de los jugadores que ha estado más pendiente de la situación. Incluso acudió a la asamblea que se realizó en la AFNA, donde se designó a Cobo como el nuevo presidente del equipo, tras la renuncia de Santiago Ribadeneira.

Tras la suspensión, a Deportivo Quito le surgió una deuda más. Deberá pagar $ 40.200 a Emelec, tras no presentarse al encuentro que estaba suspendido. La cifra se obtuvo tras sacar un promedio de las 3 últimas taquillas de los ‘eléctricos’.

El club aún está comprometido con el descenso, pues es décimo en la tabla de posiciones acumulada con 35 unidades.

Socios autorizan venta de complejo del D. Cuenca     

Un total de 130 socios, de los 1.944 que tiene el Club Deportivo Cuenca, determinaron la venta del complejo en Patamarca. Un solo socio se opuso.

La sesión se inició con una hora de retraso debido a que no existía el quórum correspondiente. Fernando Andrade fue el encargado de explicar los movimientos económicos del club en los últimos años y dijo que la entidad tiene un déficit de $3.452.000 debido a las deudas que se han ido acumulando paulatinamente y también porque exjugadores habían demandado a la institución y la actual directiva tuvo que pagar, incluidos los intereses.

El presidente del club, Hermel López, señaló que la deuda debe ser cancelada y no hay forma de arreglo, especialmente con el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS)y el Servicio de Rentas Internas (SRI). “Estas deudas implican un pago inmediato, aquí no hay posibilidades de diferir o una opción de financiamiento. El Club Deportivo Cuenca hoy no es sujeto de crédito de un solo dólar en ninguna institución financiera; por más que se pueda prendar o hipotecar, nadie le podrá dar un solo centavo”, dijo.

Tras dar las explicaciones pertinentes se tomó votación a la moción presentada por el exdirectivo César Martínez, quien dijo que se debe vender el complejo, “por más pena que nos cause”. Fueron 130 votos a favor de la venta, mientras que el socio Juan Carlos Arias se opuso a la propuesta.

El valor base asignado al complejo de Patamarca es de $ 2.900.000 y las ofertas se podrán presentar hasta el 30 de octubre de este año. Ese día, a las 17:00, se abrirán los sobres y se verá la mejor oferta para la institución.

Además de los cuencanos, otro de los clubes con problemas económicos es Espoli (serie B) que, el pasado 16 de octubre, estuvo cerca de no presentarse a jugar ante UTC porque los futbolistas del primer plantel no se encontraban al día en el pago de sus sueldos. Ante eso los directivos del club ‘policial’ conversaron con los jugadores para llegar a un acuerdo, que finalmente fue aceptado.

Para conocer el detalle de las deudas que mantienen estos y otros clubes con los jugadores, EL TELÉGRAFO se comunicó con Jorge Guzmán, gerente de la Asociación de Futbolistas del Ecuador (AFE), pero reveló que entre hoy y mañana esa institución tendrán los valores exactos que cada club adeuda, después de recibir los reportes mensuales.

Fuente: Diario El Telégrafo.