Barcelona escala a la cima del torneo

Un gol fue suficiente para que Barcelona superara (1-0) a Liga de Quito y se apropiara del primer lugar de la tabla en la segunda etapa del campeonato, tras llegar a los 10 puntos y +3 de gol diferencia.

El autor del tanto fue Matías Oyola, que a los 2 minutos desvió  un balón dentro del área, tras un centro por el costado derecho del hondureño Mario Martínez, y con cierta complicidad del arquero Daniel Viteri decretó la apertura.

La conquista tomó por sorpresa a los jugadores de Liga que 5 minutos más tarde se quedaron sin entrenador, ya que el inspector le pidió al técnico Luis Zubeldía que abandonara el banquillo de suplentes, ya que el argentino había sido sancionado 1 fecha por persistir en el ingreso tardío a la cancha en el partido pasado que Liga tuvo con D. Quito.

El gol tempranero del ‘Ídolo’ provocó que Liga adelantara un poco más  sus líneas en busca del empate. Y Barcelona con remates desde media y larga distancia complicó en 4 ocasiones al golero Viteri.

Michael Jackson Quiñónez pudo ampliar el marcador, pero su remate se estrelló en el horizontal a los 9’.

Juan Luis Anangonó en dos ocasiones trató de igualar el partido, pero el golero Máximo Banguera estuvo atento. Pasada la media hora, Ely Esterilla hizo esforzarse a Viteri con un zapatazo que pegó en el travesaño. Geovanny Nazareno pescó el rebote, pero el golero ‘azucena’ salvó.

A los 36’ Anangonó sacó provecho de un desajuste entre los centrales de Barcelona y remató fuerte buscando un costado, pero Banguera se lanzó con precisión.

El segundo parcial tuvo a una Liga más incisiva. Tan cerca estuvo de caer la paridad a los 50’, cuando Jonathan Ramis remató un tiro libre, que Banguera mandó al córner.

A los 63’ Esterilla ejecutó un disparo desde fuera del área, pero el tiro salió desviado. Luego Quiñónez y Blanco  probaron, pero sin suerte.

Blanco, desde el suelo, intentó un tiro, pero el central Norberto Araujo bloqueó. Diego Morales, Hancel Batalla y Luis Congo inquietaron cerca del final, pero el ‘Ídolo’ supo defender esa mínima ventaja.

Fuente: El Telegrafo.