¿Qué actividades nos ponen en mayor riesgo de contagio por COVID-19?

Según un estudio de la Escuela de Salud Pública Bloomberg de la Universidad Johns Hopkins, las personas que practican el distanciamiento social de manera estricta y al aire libre solo tienen una décima parte de probabilidad de dar positivo con COVID-19. El estudio fue publicado en la revista médica Clinical Infectious Diseases de Oxford University.
Por el contrario, usar el transporte público se asocia con una probabilidad cuatro veces mayor de dar positivo en coronavirus SARS-CoV-2, detalla el mismo informe.
 
De acuerdo con una publicación de ABC, para hacer este análisis los investigadores encuestaron a 1.030 personas en el estado de Maryland, Estados Unidos a finales de junio.  Les  preguntaron por sus prácticas de distanciamiento social, uso del transporte público y su historial de infección por Covid-19. 
 
Encontraron que, tras evaluar todas las variables,  pasar más tiempo en lugares públicos estaba fuertemente asociado con tener antecedentes de infección. Por ejemplo, dar positivo fue aproximadamente cuatro veces más común entre los participantes que habían usado el transporte público más de tres veces en las dos semanas anteriores, en comparación con aquellos que dijeron que nunca habían usado el transporte público en el mismo periodo.
 
También se llegó a la conclusión de que las personas que visitaban lugares de culto religioso , tenían 16 veces más probabilidades de tener Covid-19, que los que deciden quedarse en casa. Por otro lado, los que aseguraron practicar el distanciamiento social al aire libre siempre tenían solo un 10 por ciento de probabilidades de tener un historial de SARS-CoV-2, frente a aquellos que nunca lo mantienen.
 
El principal autor del estudio, Sunil Solomon, profesor en el Departamento de Epidemiología de la Escuela Bloomberg y profesor asociado de Medicina de la Escuela Johns Hopkins, explica que sus hallazgos apoyan la idea de salir y aplicar el distanciamiento social, porque esta medida parece estar asociada con una mejor probabilidad de no infectarse. Además, “estudios como este también son relativamente fáciles de hacer, por lo que creemos que tienen el potencial de ser herramientas útiles para la identificación de lugares o subgrupos de población con mayor vulnerabilidad”, agregó. 
 
Aún no hay una vacuna oficial contra el covid-19según lo indica la Organización Mundial de la Salud (OMS), que aconseja como medidas de prevención: lavarse las manos a fondo y con frecuencia, evitar tocarse los ojos, la boca y la nariz, cubrirse la boca con el codo flexionado o con un pañuelo, quedarse en casa y practicar el distanciamiento social,  al menos un metro con las demás personas.
 
FUENTE: REVISTA VISTAZO 
R.A