En Cuenca el evangelio se predica en kichwa.

Las iglesias evangélicas bilingües ‘El Belén’, ‘Luz y Vida’ y ‘Restauración Divina’ congregan a decenas de familias indígenas y
mestizas que participan de los cultos y las liturgias. Los feligreses de la Iglesia Evangélica Bilingüe ‘El Belén’ se reúnen a diario para el culto.

En una vivienda que se levanta sobre las calles Río Daule y Río Cutucú, día a día se congregan decenas de personas, en su mayoría procedentes de Chimborazo, que asisten a la Iglesia Evangélica Bilingüe ‘El Belén’. Tanto en kichwa como en castellano, ellos participan del culto, de reuniones de líderes, coro, danza, servicio, oración, estudios bíblicos y ministerio de alabanza.

Pedro Yauripoma, oriundo de la parroquia Santiago de Quito, cantón Colta, provincia de Chimborazo, es el pastor de esta iglesia que reúne a 300 feligreses y que en agosto cumplirá 50 años en Cuenca.

Yauripoma es pastor desde 2010. Cursó estudios teológicos y seculares en la Facultad Latinoamericana de Estudios Teológicos, FLET, en Quito. “Para el ministerio pastoral se prepara toda la vida. Uno siente ese llamado y acepta”, explica el líder, quien anteriormente se desempeñó como ayudante de pastoral en España durante 10 años.

Cada día, desde las 19:30, se reúnen los feligreses originarios de Chimborazo, Cañar, Loja y una familia del Perú. El horario de reunión es nocturno debido a que los indígenas se dedican sobre todo al comercio y en el día atienden sus negocios.

“Nuestras puertas están abiertas para quien quiera integrarse. No es solo para los kichwas, los puruhaes, los cañaris, pues nosotros no predicamos religión, predicamos a Jesucristo”, enfatizó Yauripoma, quien hace hincapié en que no es la religión la que salva, sino la biblia, la fe en Jesucristo.

Como pueblo evangélico, ellos se han segregado de las prácticas tradicionales y fiestas de la cosmovisión andina como el Inti Raymi o el Pawkar Raymi, entre otras, que son consideradas paganas por los pastores de las iglesias evangélicas. “Se pone a la luna, al sol, a la Pachamama como dioses cuando nosotros hemos descubierto, a la luz de la escritura de la biblia, que hay un solo Dios y es a él al que alabamos”.

Lugares
En Cuenca hay otras congregaciones bilingües, entre ellas, la iglesia ‘Luz y Vida’ que tiene 12 años de funcionamiento, está ubicada por la Feria Libre y reúne a unas 200 personas.

Asimismo, está la iglesia ‘Restauración Divina’, localizada por la Terminal Terrestre. Funciona como una extensión de la iglesia ‘El Belén’ desde hace tres años y cuenta con alrededor de 100 personas.

Las ceremonias incluyen prédicas, danzas y cánticos sacados de un himnario que contiene más de 600 alabanzas escritas por misioneros evangélicos.

Testimonios
La cuencana Verónica Samaniego acude a la iglesia ‘El Belén’ desde hace 20 años. Lo hace junto a su esposo perteneciente a la etnia puruhá. Para ella es un orgullo lucir la vestimenta de ese pueblo y resalta que la interculturalidad le ha permitido conocer y aprender la lengua kichwa.

Ercilia Suica, oriunda del cantón Chambo, provincia de Chimborazo, llegó a la iglesia hace 15 años junto a su esposo Jaime Acaro, de Loja.

Conocida con el nombre artístico de ‘Estrellita’, ella es cantante y en la iglesia colabora con la animación de programas y eventos. “No he estudiado canto. Este es un talento que Dios me ha dado y me permite trabajar”, cuenta la artista con una trayectoria de 25 años y 16 producciones.

Mónica Carrillo, originaria de Riobamba, es una de las jóvenes que integra el grupo ‘Danza Shaddi’, Dios Todopoderoso, que cumple sus ensayos los domingos de 09:00 a 11:00.

“No podemos danzar por danzar, tenemos que aprender y saber para poder transmitir el mensaje”, asegura la joven, quien forma parte de grupo junto a otras 19 chicas. 

 

FUENTE: EL TIEMPO

R.A