Un niño de 12 años y su padre se llevaron una gran sorpresa por ser amantes de Lamborghini

Solo algunos afortunados pueden darse el lujo de tener en su garaje un superdeportivo como el Lamborghini Aventador. Se trata de un exclusivo modelo de alta gama propulsado por un motor V12 de 770 caballos de vapor, acelera de 0 a 100 km/h en 2.8 segundos y alcanza una velocidad de 350 km/h, según su fabricante.

Este grandioso auto está disponible para aquel que pueda pagar $350.000 euros, más los impuestos que éste incluye. Sin duda esta cifra no está al alcance de los protagonistas de esta historia: Sterling Backus y su hijo Xander de 12 años, quienes por mucho tiempo se han conformado con pilotar este espectacular deportivo en videojuegos de carreras.

A pesar de jugar y simular su conducción en los videojuegos, el pequeño Xander no estaba del todo complacido y le pidió a su padre que le construyera uno a escala real. A lo que su padre poco dudó en aceptar el reto pese al escepticismo del resto de la familia. Padre e hijo iniciaron el proyecto en el garaje de su casa, ubicada en Erie, Colorado (Estados Unidos).

De este proyecto ya han pasado casi dos años y el coche ha ido tomando forma con la ayuda de una impresora 3D, aunque aún está por terminar.

La prestigiosa marca Lamborghini de Sant’Agata Bolognese, al enterarse de esta historia ha decidido recompensar la fidelidad y el empeño de los Backus con una gran sorpresa.

La empresa acordó con el padre un plan que iba a dejar boquiabierto a Xander. Unos días antes de las fechas navideñas, durante la madrugada, Lamborghini hizo el cambiazo y reemplazó la réplica que estaban construyendo por un ejemplar original. Cuando al día siguiente, padre e hijo levantaron la puerta del garaje, el niño se quedó sin palabras al encontrar un Aventador S negro original esperándolo.

A pesar de que la empresa Lamborghini siempre se ha manifestado en contra de las falsificaciones, en este caso rompió las reglas: se trata de una historia real que demuestra una auténtica pasión que merece ser reconocida, “por lo que hemos decidido contar el proyecto de Sterling y Xander en nuestro vídeo de Navidad 2019, explicó Katia Bassi, Directora de Marketing y Comunicación de la compañía.

Esto no significa que la marca les haya regalado el carro en cuestión. Como agradecimiento a la pasión que han demostrado por la marca, se lo han cedido durante un tiempo para que puedan disfrutar de la auténtica experiencia de conducción de Lamborghini. De hecho, la cara de Xander al montarse en el superderportivo y oír el rugir del motor lo dice todo. Los Backus pasaron de verlo en la pantalla de su televisor a montarse en él y pilotearlo.

Habrá que ver qué repercusión tiene esta campaña de navidad pues será difícil que supere las cifras del anterior video, el cual registró más de 24 millones de visitas en las redes sociales de la marca. En el vídeo de 2018 los niños y niñas fueron protagonistas en la búsqueda de un “auténtico aficionado de Lamborghini”.

Fuente: wwwNTN24.com

PI