Apple recorta el precio del iPhone básico y añade nuevas cámaras

Tres nuevos iPhone, un iPad con mayor pantalla, un nuevo Apple Watch que siempre está encendido y la promesa de un futuro lleno de servicios. Ese es el balance del evento más importante de Apple, la cita en el Steve Jobs Theater en el que cada mes de septiembre la compañía anuncia las novedades de su producto más famoso.

Este año hay sorpresas, como siempre, pero también algunas ausencias y rumores que finalmente no se han cumplido. Tal y como se esperaba, los tres iPhone lanzados el año pasado tendrán renovación este año.

El sucesor del iPhone XR se conocerá como iPhone 11 y estará disponible en seis colores. Su principal característica es que pasará a tener dos cámaras, una de ellas de gran angular. El modo retrato se podrá usar también en objetos y mascotas, no sólo en rostros humanos como hasta ahora ofrecía el XR. Apple ha rebajado por primera vez el precio de su teléfono principal, además. El iPhone 11 arrancará en 699 dólares en EE.UU. sin impuestos, 50 euros menos de lo que costó su antecesor. En Europa costará 809 euros.

Los sucesores de los actuales iPhone XS y XS Max se conocerán como iPhone 11 Pro y 11 Pro Max. Tendrán 5,8 y 6,5 pulgadas de pantalla, con un nuevo panel OLED con un brillo mucho mayor y un mayor nivel de contraste pero su característica distintiva es que tendrán tres cámaras en la parte posterior, todas de 12 megapíxeles.

A la cámara de 26 mm. y 52 mm. que ya tenían los anteriores modelos se suma ahora un gran angular equivalente a un 13 mm. en fotografía tradicional. Apple usará la información de todos los sensores para conseguir imágenes de más detalle. Un nuevo modo nocturno se activará también de forma automática para disparar en situaciones de poca luz, uno de los campos en los que la cámara de Apple cojeaba frente a las ofertas de sus rivales. Los iPhone 11 Pro costarán 1.159 euros y 1159 euros y estarán disponibles el 20 de septiembre.

Todos los teléfonos tendrán un nuevo procesador, el A13 Bionic, que promete ser el más avanzado de la industria tanto en capacidad de proceso puro como en procesado gráfico. El chip tendrá 8.500 millones de transistores y zonas dedicadas exclusivamente al procesado de aplicaciones y rutinas de aprendizaje máquina. Será más eficiente que sus antecesores, permitiendo extender la autonomía de los dispositivos una hora en el caso del IPhone 11 y 4 y 5 horas en el caso de los iPhone 11 Pro. Finalmente estos teléfonos no contarán con la rumoreada función de carga inversa, uno de los rumores que circulaban en los últimos meses y que habría permitido cargar otros teléfonos o los auriculares AirPods simplemente dejándolos descansar en la parte trasera del dispositivo.

SITUACIÓN POCO FAVORABLE

La bajada de precio del iPhone 11 se explica por lo complejo que se ha vuelto el mercado para su producto estrella (el iPhone es responsable de más de la mitad de sus ingresos anuales de la compañía). Apple se enfrenta a un mercado que ha perdido el dinamismo en todo el mundo. Las ventas mundiales de smartphone en 2018 según la consultora Strategy Analytics cayeron casi un 5% con respecto a las de 2017. Dentro de esta caída los móviles de gama alta se han visto especialmente afectados, debido a la mayor competencia de marcas chinas que se centran en la gama media y baja. La tensión comercial entre China y EE.UU., la larga vida de los productos -cada vez renovamos el móvil con menos frecuencia- y el alto precio del dólar tampoco han ayudado a la empresa.

Apple ha conseguido mantener el nivel de ingresos en sus cuentas en los últimos ejercicios, pero a costa de aumentar el precio medio de venta de cada dispositivo y cambiar su estrategia de negocio para centrarse en servicios como Apple Music o los nuevos Apple Arcade y Apple TV+ como nuevos motores de crecimiento. La compañía ha dejado de reportar trimestralmente las cifras de venta de sus diferentes productos pero todos los analistas apuntan a que el iPhone podría haber vendido 218 millones de unidades en 2018, una cantidad prácticamente igual a la que vendió en 2017.

SERVICIOS A PRECIO AGRESIVO

Si los servicios son la nueva apuesta de Apple, Apple TV+ será sin duda la nueva joya de la corona. Se trata de un servicio de streaming anunciado el pasado mes de marzo que rivalizará con HBO o Netflix ofreciendo series y películas producidas por la propia Apple en colaboración con grandes directores y actores de Hollywood.

Entre las series con las que se estrenará el servicio figuran For All Mankind, una drama histórico alternativo centrado en una carrera espacial, Dickinson y The Morning Show, que cuenta con Jennifer Aniston, Steve Carrell o Reese Witherspoon en el reparto. Otra de las grandes apuestas será See, una serie protagonizada por Jason Momoa

AppleTV+ se lanzará el 1 de noviembre a un precio de 4,99 euros al mes. Pero al comprar un nuevo dispositivo de Apple este año, la compañía incluirá un año gratuito.

Aunque AppleTV+ es el servicio más ambicioso de la compañía, aunque sea sólo por la cantidad de dinero que tendrá que invertir en los próximos años para crear un catálogo único y exclusivo, Apple Arcade podría ser el servicio con mayor repercusión en el mercado.

Anunciado el pasado mes de marzo, se trata de una suscripción mensual a un catálogo de juegos exclusivos creados por compañías de terceros que puede disfrutarse tanto en dispositivos iOS (incluyendo Apple TV) como ordenadores Mac. El catálogo se renueva cada mes y serán títulos disponibles sólo para las plataformas de la compañía. Entre los estudios que Apple ha conseguido para los primeros juegos figuran Konami o Capcom.

Todos los juegos están seleccionados por Apple, que colabora con los desarrollos independientes en la creación, y carecen de muchos de los vicios que han arruinado la experiencia de los juegos en la AppStore como las compras de vidas, tiempo o nuevas fases dentro de los juegos o las suscripciones.

Apple Arcade estará disponible a partir del 19 de septiembre por 4,99 euros al mes y el catálogo inicial tendrá más de 100 títulos.

UN APPLE WATCH QUE NO PARA Y UN IPAD MÁS GRANDE

Además de los iPhone, Apple aprovechó el evento para renovar dos productos de hardware.

El primero es el Apple Watch. Hay pocos cambios externos en el modelo de este año, que siguiendo la tradición será conocido como Apple Watch Series 5. Su principal novedad está en el interior. Una nueva tecnología de pantalla permitirá que el Apple Watch siempre esté encendido con la misma autonomía que los Apple Watch actuales, que se apagan cuando el usuario no está mirando directamente la esfera. Estará disponible también en nuevos acabados como titanio o cerámica.

Este dispositivo se ha convertido en un importante nexo de unión de Apple con el mercado de la salud. La empresa concluyó este año uno de los mayores estudios cardiacos junto a la universidad de Stanford y comenzará este año nuevos estudios en EE.UU. sobre ruido, ciclo menstrual o ritmo cardiaco y actividad. La participación en estos estudios será voluntaria y los participantes podrán seleccionar el nivel de privacidad.

Apple Watch Series 5 estará disponible el 20 de septiembre a un precio de 449 euros para el modelo básico.

El segundo es el iPad. Con nuevos servicios en el horizonte Apple necesita poner dispositivos en manos de mucha más gente para aumentar el público potencial y una de las mejores formas de lograrlo será una nueva tableta -la séptima generación- que pasará a tener 10,2 pulgadas de pantalla. Este nuevo iPad será compatible con una funda con teclado y el apple Pencil de primera generación y saldrá a la venta el 20 de septiembre por 379 euros.

Fuente: www.elmundo.es

PI