Deportes: Wawrinka gana el Abierto de Australia

El suizo Stanislas Wawrinka, ayudado por una lesión en la espalda de Rafael Nadal, logró ayer su primer título del Grand Slam en la final del Abierto de Australia al derrotar al español por 6-3, 6-2, 3-6 y 6-3, en dos horas y 21 minutos.

El drama, los nervios, y la incertidumbre se dieron cita en la Rod Laver Arena, en el Día de Australia, una jornada en la que Nadal luchaba para conquistar su 14 título del Grand Slam. Frustrado objetivo por una lesión que le impidió competir como el gran campeón español acostumbra.

Y Wawrinka ganó el título rompiendo la racha de 16 Grand Slams ganados de forma consecutiva por el grupo de los cuatro grandes, Nadal, el suizo Roger Federer, el serbio Novak Djokovic y el británico Andy Murray, desde que el argentino Juan Martín del Potro se hizo con el Abierto de Estados Unidos en 2009, cuando ellos llevaban ganados 34 de los 35 ‘majors’

Partido

En el primer set a Nadal se le vio algo anclado en el fondo de la pista, sin la chispa que le ha hecho ganar 13 grandes en su
carrera, dejándose dominar por el suizo, que a los 14 minutos ya mandaba por 3-1, gracias a la primera rotura.
Wawrinka ganó el primer parcial en 37 minutos y rompió a continuación en el segundo anotando 11 puntos seguidos en un periodo que desató las alarmas. Algo le pasaba a Rafa que apenas se movía, y tras el 2-1 todo quedó al descubierto cuando el español se fue al baño para recibir tratamiento del fisio Hugo Gravil.
Wawrinka entonces discutió con el juez de silla, el portugués Carlos Ramos, porque quería saber cuál era el motivo de la salida del español. “Tienes que decírmelo”, le gritó enfadado.
Fueron minutos de incertidumbre hasta que Rafa apareció en la central sin su camiseta, siendo abucheado por el público. Luego su cara y sus movimientos denotaban la lesión. Sacaba a 125 kilómetros por hora, cometía dobles faltas, estaba evidentemente ‘tocado’, sin poder ejecutar su saque.
Era cuestión de que las pastillas contra el dolor hicieran efecto, y pasasen los minutos. Nadal logró recuperarse milagrosamente, aunque solo por momentos. Su saque mejoró y pasó de 125 kilómetros por hora a un pico de 182. Había por tanto mejora y nervios de Wawrinka, presionado por la obligación de ganar, y hacerlo cuanto antes porque Rafa no podía ganarle así.
Wawrinka naufragó en la tercera manga, presionado por la obligación de rematar.
En la cuarta manga, Stan se recuperó, recompuso su juego y rompió dos veces el servicio de Nadal. Una vez controlado mejor sus nervios el suizo confirmó su victoria.

 

Fuente: Diario El Tiempo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.